Tutorial de instalación de Octave UPM con máquina virtual

De MateWiki
Saltar a: navegación, buscar

Octave UPM está disponible de manera nativa solo para sistemas Windows y GNU/Linux. Los usuarios de Mac pueden instalar Octave UPM a través de una máquina virtual. La máquina virtual es un programa que simula un ordenador, y que se usa desde nuestro sistema operativo nativo como si fuera un programa más. Usando este método, los usuarios de Mac pueden crear una máquina virtual GNU/Linux o Windows, instalar Octave UPM en esa máquina virtual, y usarlo dentro de su ordenador Mac.

En este tutorial se explica cómo instalar una máquina virtual basada en GNU/Linux, que se ejecuta en el escritorio de MacOS, aprovechando una imagen del sistema preparada especialmente, y que al ser software libre, puede ser redistribuida sin restricciones. Para instalar una máquina virtual con Windows, sería necesario instalar el sistema operativo desde cero, y no se podría redistribuir la máquina virtual resultante.

En el resto del tutorial, se supone que el usuario tiene un ordenador Mac con al menos 4 GB de memoria. Debe tener también al menos 10 GB de espacio disponible en el disco duro. Si el sistema no cumple estos requisitos, no podrá instalarse o usarse la máquina virtual.

1 Software necesario

El programa que se encarga de crear y gestionar es VirtualBox[1]. En el momento de escribir este artículo, la última versión disponible es:

Una vez descargado e instalado VirtualBox, es necesario descargar la imagen de la máquina virtual preparada con Octave UPM:

2 Creación de la máquina virtual

El primer paso consiste en instalar VirtualBox.

Una vez instalado y abierto VirtualBox, seleccionamos la opción File -> Import appliance, y elegimos el fichero OVA de 2.6 GB descargado en el paso anterior. Una vez abierto el fichero, el asistente de importación nos permite cambiar algunas de las propiedades de la máquina virtual (por ejemplo, añadir más memoria RAM). Las características por defecto son suficientes para usar la máquina virtual. Si se añade memoria, la máquina virtual podría ejecutarse de manera más rápida. Pero hay que tener en cuenta que la memoria de la máquina virtual se asigna a expensas de la memoria del sistema principal. Si asignamos mucha memoria a la máquina virtual y no queda nada para el sistema principal, la máquina virtual podría ir muy lenta. Por este motivo, y en caso de duda, lo mejor es dejar las características por defecto.

Tras darle al botón Import la máquina estará creada en un par de minutos.

Una vez que hayamos creado la máquina virtual, podemos borrar todos los ficheros que hemos descargado en el paso anterior.

3 Arrancar la máquina virtual

Escritorio de la máquina virtual Octave UPM

Al darle al botón Start, la máquina virtual se inicia en una ventana nueva. Esa ventana contendrá el escritorio de nuestro nuevo sistema, tal y como se muestra en la imagen de la derecha. En el escritorio veremos el icono de Octave UPM, y otros iconos de otros programas. Hay un documento README con información del sistema (usuario y password).

Abajo a la izquierda está el menú principal, que contiene todos los programas instalados en el sistema.

Si el escritorio Mac está conectado a Internet, la máquina virtual tendrá también acceso a Internet.

3.1 Usuario en la máquina virtual

El nombre de usuario en la máquina virtual es upm, y el password es también upm.

El password es necesario para instalar, desinstalar o actualizar programas. También para otras tareas administrativas.

3.2 Instalación de programas

Para instalar nuevos programas, es recomendable usar el Software manager.

La máquina virtual está configurada con los repositorios de Octave UPM (entre otros), por lo que en el momento en el que haya una nueva versión disponible puede actualizarse usando el programa denominado Update manager.

4 Parar la máquina virtual

La máquina virtual funciona exactamente igual que un ordenador, por lo que es muy importante que el sistema se cierre adecuadamente. Para cerrar el sistema hay que usar el menú abajo a la izquierda, elegir la opción Quit, y luego el botón Shutdown.

Si se cierra directamente la ventana sin cerrar la máquina virtual, el sistema de la máquina virtual puede corromperse, y los datos contenidos en la máquina virtual perderse para siempre. En ese caso, sería necesario borrar la máquina virtual y crearla de nuevo siguiendo este tutorial.

5 Referencias

  1. Página principal de VirtualBox